El Castillo

 

 

 

 

 

 

 

Historia

El castillo-palacio de Sant Mori, también conocido como el Castillo de Rocaberti, fue construido en el siglo XV, sobre las ruinas de una edificación anterior. En el siglo XVI, se llevo a cabo su primera y más importante remodelación, otorgándole el carácter y el aspecto gótico-renacentista que podemos admirar en la actualidad.

El castillo ha sido testimonio y protagonista de distintos avatares históricos, siendo el de mayor relevancia la estancia (actual habitación principal) entre sus muros de la reina Juana Enríquez y de su hijo Fernando el Católico, impulsor, junto con su esposa Isabel, del viaje que culminó con el descubrimiento de América por parte de Cristóbal Colón. Una de las actividades que se relacionan durante la estancia fue la convocatoria del Parlamento (

Octubre 1466), con el fin de poner término a los enfrentamientos que asolaban la región.

Desde entonces, el castillo ha sido propiedad de la misma familia desde hace más de 700 años, cuyos actuales representantes son en consecuencia descendientes del señor feudal que lo levantó (Barón de Sant Mori).

EL Castillo como alojamiento exclusivo

Distribuido en 4 pisos, con 12 habitaciones y 12 baños, cocina profesional, horno de piedra, amplios salones, comedores y zonas comunes, terraza y piscina con vistas al campo, el Castillo de Sant Mori es un histórico edificio (Bien de Interés Cultural de Cataluña) excelentemente conservado, perfectamente equipado a todos los niveles (climatización, accesos y ascensor, mesa de billar, home-cinema, sala de tiro virtual). Además, cuenta con dos anexos,»Los Arcos» y las antiguas cocheras, con 3 habitaciones con baño privativo. Cuenta con un equipo de servicio permanente (Mayordomo-maître/doncella) con posibilidad de contratar apoyo externo a través de un catering de máxima confianza que le ofrecerá¡ el mejor de los servicios, velando por su mayor comodidad en su estancia. Cuenta con

un amplísimo elenco de opiniones extraordinarias de numerosos clientes nacionales e internacionales, particulares y grandes corporaciones, que para sus vacaciones y eventos corporativos han contratado este ideal alojamiento en el Alto Ampurdán, a tan sólo 7 minutos en coche del campo de tiro del coto de Mas del Cabo a través de caminos o de una preciosa y solitaria carretera comarcal.